Liberada por el poder de Dios

Liberada por el poder de Dios

Soy Evelyn Vivar Cárdenas, quiero testificar de la realidad de Dios y sus propósitos, pues antes de nacer mis padres trataron de evitar que naciera y mi madre tuvo varios intentos de aborto, pero Dios me dio la vida y no hubo poder humano que pudiera evitarlo.

En mi adolescencia me integré a un grupo de jóvenes católicos y fui a varios retiros, pero en uno de ellos en Guadalajara, el diablo se manifestó en varios jóvenes, intenté ayudar a uno de ellos y después de eso empecé a tener ataques demoníacos muy fuertes, porque los demonios me pasaron a mí. Los sacerdotes católicos me exorcizaron sin éxito y hasta me llevaron con brujos que tampoco me pudieron ayudar con este mal.

Mi mamá pidió a Dios que nos ayudara mostrándole el camino correcto y fue cuando conoció a un grupo de cristianos que nos brindaron su ayuda. Después me internar4on en un hospital psiquiátrico por cuatro meses, me dieron medicamentos muy fuertes y me diagnosticaron bipolaridad I. Saliendo fui a una iglesia cristiana que me liberó, y por un tiempo mi vida fue muy bien, con buen trabajo y sueldo, que me llenó de soberbia.

Tuve una segunda recaída y me volvieron a internar en el hospital psiquiátrico por dos meses, y me dieron terapias electrocombulsivas (TEC), que tiene como efectos secundarios una especie de ataques epilépticos, que gracias a Dios no me dieron. Mi mamá me cambió a otro hospital en donde me estabilizaron por otros dos meses porque los TEC me habían alterado mucho.

En este último tiempo, pude recibir ayuda del pastor y los hermanos de la iglesia Adullam, a quienes agradezco mucho sus oraciones y atenciones, pues ahora me encuentro nuevamente de pie para la gloria de Jesucristo. Me estoy congregando en la iglesia, empecé a estudiar guitarra para servir al Señor y estoy iniciando mi propio negocio de telefonía celular.